La chica dormida

Una nueva canción.

En 1986, Jim Henson condujo a Sarah (Jennifer Connelly) Dentro del laberinto. Un lugar poblado por sus criaturas de gomaespuma, cartón piedra y corazón, y gobernado por el maligno y hermoso rey de los goblin interpretado por David Bowie. La joven protagonista tenía que atravesar el laberinto en pos de algo muy preciado para ella que le había sido robado. En cierto momento caerá en un olvidadero. Un lugar destinado a que Sarah no recuerde qué la ha traído hasta allí y vuelva a casa, tal y como llegó.

Naturalmente eso no era posible. El laberinto que Sarah recorría entre muñecos y canciones, fuera o no un sueño, no era más que el tortuoso camino de su propia adolescencia y aunque alejarse del confortable mundo de la infancia nunca ha sido fácil, es inevitable y por mucha resistencia que se oponga, no tiene vuelta atrás.

la-chica-dormida

Han pasado treinta años pero las cosas siguen igual de complicadas para los chavales. Cuando Greta Driscoll (deliciosa Bethany Whitmore) va a cumplir quince años y su madre decide para su desesperación, celebrarlo por todo lo alto invitando a todos sus compañeros de curso, Greta también tendrá un sueño, o no, y también le robarán un objeto preciado y no recorrerá un laberinto pero sí un bosque, reverso (igualmente) tenebroso de su propio mundo,  en el que acechan fieras que intentarán lastimarla, seres bienintencionados que querrán ayudarla aunque no puedan y seres que sí podrán.

Dirigida por Rosemary Myers, La chica dormida adapta la obra de teatro del mismo título de   Matthew Whittet, encargado del guión y de interpretar, tanto al padre de Greta como a su equivalente en el bosque. Con una puesta en escena arriesgada, llamativa y vintage y  formato poco habitual de 4:3, la primera película de esta directora australiana, es una comedia agridulce sobre la adolescencia hecha con igual talento que cariño, que sabe utilizar los arquetipos de los cuentos interiorizando su significado. Los cambios corporales que ocurren a cierta edad no van a la par de los cambios en la psicología. Los conceptos hasta el momento inamovibles se desestabilizan, las personas que nunca se equivocan, los padres, ahora se descubren falibles…. y hay que salir de esa confusión y encontrar sentido a lo que ocurre para tratar de dar un significado a nuestras vidas. Sin brújula.

Greta saldrá del bosque como Sarah del laberinto, como todos tarde o temprano: igual pero cambiada. Sarah le dará su oso de peluche a su hermanito y Greta dormirá a su niña interior con la melodía de su caja de música. Para ella, ha llegado el momento de escuchar una canción diferente.

 

Advertisements

4 thoughts on “La chica dormida

      • Jejeje, respecto a la película your name te diré que lo que me sucedió fue que eché mucho de menos todos esos momentos de belleza poética que tiene “5 cm por segundo”. Your mane es un producto para un público más mayoritario y se aleja un poco de lo artístico. De todos modos disfrute mucho de your name y como anécdota te puedo contar que acabamos casi todo el cine tarareando al unísono la canción final de la peli. 😜

        Like

  1. Hola, Ana:

    Precioa crítica, con el uso de un referente my iluminador y que no es nada obvio -“Dentro del laberinto”- dadala aparente distinta naturaleza de ambas películas. Y, también, un texto con un precioso final.

    No obstante, me parece algo insuficiente lo de “Con una puesta en escena arriesgada, llamativa y vintage”.

    un abrazo,

    jordi

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s