El hombre tras el humo misterioso

La identidad de la obra  de David Lynch  está marcada por cierto carácter misterioso e indescifrable. Desde Cabeza borradora hasta Inland Empire , con contadas excepciones, sus películas constituyen inmersiones en los oscuros laberintos del inconsciente, donde el espectador debe estar dispuesto a perderse para disfrutar de la propuesta. En cierto sentido, una buena manera de descubrir el origen de sus obsesiones  se encuentra en el documental David Lynch: The art of  life y en el libro recientemente publicado El hombre de otro lugar, pues ambas constituyen aproximaciones muy clarificadoras de esta figura fundamental del cine contemporaneo. Por su parte, el trabajo de Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm no se centra en sus películas  sino que representa la oportunidad de conocer de viva voz su infancia y trayectoria como artista plástico antes de convertirse en el director de Cabeza Borradora.

Para Lynch la pintura parece la manera de escapar de un mundo limitado para trascender. Este documental es un retrato del proceso creativo del pintor en su día a día en el estudio, que recoge anécdotas de importancia capital: el día en el que el padre de uno de su amigos y también pintor Bushnell Keeler  le regaló El espíritu del arte (momento clave que marca el descubrimiento de uno los pilares fundamentales de la forma de vida que da título al documental), la insólita aparición de una mujer desnuda caminando por delante de su jardín cuyo profundo impacto queda reflejado en Terciopelo azul, o su  época en la deprimida Philadelphia.

Cada uno de los sitios donde ha estado, deja marca en un  hombre, aparentemente simple, con una capacidad sobrenatural para crear universos sumamente personales que le convierten como dice Lim en un “formalista intuitivo” o en“el artista primitivo de nuestro tiempo”. La conclusión podría llevarnos a pensar que tras la icónica figura del director de cine envuelto en humo se encuentra un pintor que de repente percibió un viento que le inspiró para poner movimiento y sonido a sus cuadros.

Advertisements

2 thoughts on “El hombre tras el humo misterioso

  1. Nico,
    Me ha gustado mucho tu texto, cada vez disfruto más leyéndote! Y sobre todo, me encanta la conclusión. Enhorabuena!

    Like

  2. Hola, Nico:

    Suscribo por completo lo que te dice Pilar. Yo también disfruto cada vez más con tus textos. Y tus textos serían ya redondos si no fueras tan rácano con la puntuación. Parece que te guardes las comas como Gollum se guardaría “su tesoro”. Por ejemplo, fíjate en cómo estas comas alivian la lectura de la frase final sin necesidad de cambiarte ni una sola palabra: “La conclusión podría llevarnos a pensar que, tras la icónica figura del director de cine envuelto en humo, se encuentra un pintor que, de repente, percibió un viento que le inspiró para poner movimiento y sonido a sus cuadros”.

    Un abrazo y enhorabuena,

    jordi

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s