Animales Nocturnos: Mecanismos de (in)defensa

Un desfile de desnudez y obesidad mórbida en slow motion abre la película. El mundo al que pertenece nuestra protagonista, una artista contemporánea de éxito, se mueve en esa contradicción sugerida en esta primera imagen fundadora, entre lo sofisticado y lo obsceno. Y cuando la lógica de su vida se ha visto completamente asentada en una burbuja inyectada por asfixiantes aires snobs, algo aparece para pincharla: la primera novela escrita por su pareja de juventud, de cuando el futuro era incierto y cuando el presente era estimulante.

animales_1.jpg

Y el relato que venimos viendo se agrieta y deja hueco a uno nuevo, el de la ficción dentro de la ficción, de códigos y elementos completamente diferentes, propios del thriller puro, y extraordinariamente manejados como para quedar atrapados de la misma forma que nuestra protagonista queda atrapada en su lectura. Entonces se produce un efecto de doble inmersión, el espectador ha de entrar en esta nueva historia siempre desde el punto de vista de su lectora.

La gran pregunta es, ¿cómo afecta la ficción a su realidad? y aquí surge la disyuntiva entre si es esta una película concienzudamente cerebral o por el contrario esa tensión entre los dos mundos se dirime en una experiencia sensorial.

animales_2.jpg

Si hiciéramos el ejercicio de reordenar la narración, con los presuntos flashbacks o recuerdos, y tomando los acontecimientos y personajes de la metaficción, podríamos terminar satisfactoriamente por resumir la película en una historia de venganza.

De lo contrario, accediendo a la película en clave de viaje o experiencia, dejándonos llevar por la energía subyacente de los relatos, de las atmósferas, de los matices de los personajes, y de los contrastes, quizá logremos encajar desde la víscera los puntos de conexión entre esos dos mundos.

Ambos planteamientos parecen trabajar juntos para construir una historia repleta de temas ocultos, desde los más evidentes, como el del vacío existencial de la sociedad moderna, o la codicia por el éxito vinculado al reconocimiento; a los más subjetivos, como el de las cuestiones morales de la estética. ¿Qué disposición debe tener el arte? si acaso cumplir las exigencias de un colectivo endogámico, o por el contrario, transmitir abiertamente sensaciones o experiencias sin afanes elitistas.

No parece fortuito que Tom Ford, referente del mundo del diseño de moda, eligiera adaptar esta novela de Austin Wright en su segundo largometraje. Quien sabe, quizá leyéndola se viera tristemente identificado con el que se convertiría en su personaje encarnado por Amy Adams.

Eduardo Tejada.

Advertisements

4 thoughts on “Animales Nocturnos: Mecanismos de (in)defensa

  1. Hola Eduardo, muy interesante tu reflexión sobre el arte, y sobre los aspectos de relación entre realidad y ficción. No soy un experto en música, pero la banda sonora que acompaña al relato creo que ayuda a crear ese ambiente de desasosiego que transmite la mirada de la protagonista, no crees?. Un saludo y gracias por el texto 😊

    Liked by 1 person

  2. Muy buenas Antonio, estoy de acuerdo. Como dices, también la música juega a favor de esa inmersión subjetiva, y además creo que de la mejor manera, porque creo recordar que lo hace sin subrayados, sin resaltarse más que la imagen, en sintonía.
    Gracias por la nota!! Un abrazo!

    Liked by 1 person

  3. Hola, Eduardo:

    lamento mucho no haber visto todavía “Animales nocturnos”, porque no puedo discutir con propiedad el texto que has hecho, aunque, sin esa información en la mano, me parece especialmente sólido. Transmite la complejidad narrativa de la película, aunque me deja una duda en el aire: entre esos dos niveles de narración, ¿hay también una diferencia estilística o simplemente es de tono narrativo y/o género?

    En cualquier caso, un texto estupendo, Eduardo.

    un abrazo,

    jordi

    Liked by 1 person

    • Hola Jordi,
      muchas gracias por el comentario.
      Diría que hay una misma cabeza reconocible en esos dos niveles, en un sentido estilístico, pero que juega al contraste porque sabe adaptar la forma a cada uno de los mundos. Y con eso, para mí, es fundamentalmente con lo que elabora su discurso.
      Revisando el texto tienes razón en que no queda claro, debía haber incidido más o haber aclarado que me refería a códigos formales.
      Es verdad que lo dejo caer en los frames que he colocado. Y esto me lleva a pensar en un tema que podría estar bien tratar en clase, el de las imágenes en una crítica. Quizá porque trabajo con imágenes, trato siempre de contar algo con ellas también en las críticas. Hasta qué punto esto sería válido?

      De nuevo, gracias por la nota!
      Un abrazo!!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s