Vaiana (2016)

maxresdefault

Prescindir de lo accesorio


La concepción de los personajes secundarios suele ser indicativa de cuál es la vertiente que toma el proyecto en su conjunto. No es ninguna regla de oro, y pensar en el cine de esta manera es condenarlo al reduccionismo, pero, por las características inherentes al personaje secundario en toda narración, analizarlo mediante dicho enfoque puede dar las claves de la película. Al tener un espacio reducido en el metraje, estos deben aprovechar cada segundo para plasmar su esencia, por lo que van al grano y explotan sus virtudes desde el principio. Esto los conduce a una escasa profundidad, pero, si se lleva bien, puede provocar que sean lo más destacable de la cinta. Esta situación se ve reforzada en el mundo de la animación, pues, por las características inherentes al medio –básicamente, tener que construir a conciencia todo lo que se muestra–, resulta más determinante la gran decisión que divide, en líneas generales y nuevamente con reduccionismo, al cine en dos grandes grupos: la forma frente al fondo, el guion frente a la puesta en escena, y, en el caso de que se trate de una comedia, el humor verbal frente al visual. Al adaptar esta visión al estudio de Vaiana (2016) se explicita que sus responsables lo han tenido claro: forma, puesta en escena, humor visual.

Elpersonaje secundario en cuestión es Hei Hei, un pollo escaso de luces del que se podría pensar que lo único que aporta es incordiar a su protagonista. El animal acompaña a Vaiana en el grueso de la cinta, en su viaje en barca a través del océano. Una situación que tensa las propuestas narrativas, pues encerrar a dos personajes que no se pueden comunicar mediante la palabra requiere mayor esfuerzo para evitar el naufragio de la historia. Sin embargo, a los creadores de la película de Disney no les ha temblado el pulso y han llevado hasta el final dichos planteamientos al crear a un personaje puramente clownesco, en principio irrelevante para la trama y que sólo podrá generar carcajadas mediante los trazos que lo definan. La intención no es la de sentar cátedra y estandarizar el análisis cinematográfico, pero parece innegable que en el caso de Vaiana esta teoría se cumple, pues la ideología con que se ha diseñado a Hei Hei es la misma que define al proyecto en su globalidad, y nada hace pensar que sea casualidad.

Vaiana se vuelca sin tapujos en la animación, en el poder sugestivo del movimiento animado. Mucho se ha hablado de lo escueto de su guion, de los lugares comunes que recorre la trama y de una duración inexplicable por excesiva. Todo esto es cierto, y esta es la clave que define a esta como una excelente nueva entrega de Disney. La trama es breve y el universo que se crea luce por su concisión, lo que es una puerta abierta de par en par para que el juego con las formas se expanda. El mar convertido en personaje, los matices del propio Hei Hei y su comicidad, inagotable gracias a la excelente animación que lo define, o una de las ideas más estimulantes de la película, ese barco pirata tripulado por malignos cocos, que recuerda a una versión entrañable del universo Mad Max, son sólo algunos de los múltiples ejemplos que representan la excelente animación de Vaiana. Una propuesta visual que encuentra su máximo exponente en un delirante cangrejo que, por momentos, no desentonaría en una rave multicolor. Con un clímax que se rueda con una estupenda decisión de puesta en escena –un plano que encuadra a los personajes antagónicos de perfil, cara a cara, lo que refuerza sus dimensiones y su relación con el espacio que los envuelve-, Vaiana se confirma como una victoria absoluta de la puesta en escena sobre el guion, lo que, para quien escribe, sólo puede ser motivo de júbilo.

Yago Paris

Advertisements

One thought on “Vaiana (2016)

  1. Hola, Yago:

    Extraer conclusiones que sean justas, reveladoras y nada gratuitas sobre el conjunto de una película partiendo de uno de sus personajes secundarios es, sin duda, una estrategia brillante que aquí te ha funcionado de maravilla. De todos modos, me queda la impresión de asistir a un número de magia en el que el mago me explica demasiado el truco antes de ejecutarlo. Lo que has hecho es personal, inesperado y eficaz, pero quizá la operación hubiese funcionado mejor si no hubieras explicitado tanto tus intenciones en el propio texto.

    un abrazo,

    jordi

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s