Como perros salvajes: libertad absoluta

En la novela Padres e hijos, Ivan Turguenev definía al nihilista como «el hombre que no acata ninguna autoridad, que pone en duda y no acepta ningún principio, por muy respetable que sea». En una entrevista reciente al periódico The Guardian, Paul Schrader reconocía que daba igual lo que hiciera, «la primera línea de mi obituario será ‘el escritor de Taxi Driver’». Inspirado por algo de fatalismo, el de quien es consciente que será recordado por un guión que filmó otro y no por la personalidad del resto de su obra, Schrader hace suyas las palabras de Turguenev para crear una película libre, salvaje, sin medida y auténticamente nihilista.

Schrader combina cuando quiere escenas en blanco y negro y en color. Una paleta de colores saturados puede  estar al servicio de la violencia más extrema, del momento más dramático o el mayor abuso de drogas y alcohol. La violencia y el sexo pueden ser objeto de recreación artística o de un estilo directo, impactante y sin adornos donde las cabezas explotan en primeros planos. Schrader no se atiene a lo preestablecido ni para rodar una conversación, apareciendo los actores en los lugares más insospechados del encuadre.

En medio, una trama que recuerda inevitablemente a los Reservoir Dogs, por proceder ambas de la pluma de Edward Bunker. Schraeder, que adapta la novela junto a Matthew Wilder, mezcla las situaciones que mayor solemnidad admiten con enormes dosis de humor negro y una brutalidad a veces cómica y a veces recreativa. Resultado esto de la voluntad del director, que decide asumir un material considerado por algunos como serie B, para elevarlo hasta lo sublime.

Todo es posible, todo está abierto y todo se pone en duda. Schrader se reivindica así como un autor que va más allá de Taxi Driver. No es que se atreva con cualquier cosa. Es que decide reventarlo todo para crear algo tan genial como personal. Solo un genio puede hacer reír mientras matan a una niña en la pantalla.

367302-jpg-r_1280_720-f_jpg-q_x-xxyxx

Advertisements

One thought on “Como perros salvajes: libertad absoluta

  1. Hola, Mario:

    Una muy buena crítica. Sólo señalaría que, cuando mencionas la serie B, creo que incluso podrías haber dicho serie Z: tanto en “The Canyons” como aquí, Schrader se embarca en un deliberado viaje hacia abajo que, en efecto, es liberador. De lo que no estoy tan seguro es de que su propósito sea el de elevar esos materiales hacia lo sublime. Me da la impresión de que esa idea de trascendencia que recorría buena parte de su cine no está presente aquí: al contrario, la obsesión por la redención del personaje de Willem Dafoe parece casi un apunte satírico sobre lo schraderiano/scorsesiano.

    Al final del texto, lo de “tan genial como personal” genera una rima que hubiese sido mejor evitar con aguna solución alternativa.

    un abrazo,

    jordi

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s