El poder del lenguaje

La soledad del ser humano en la Tierra es tan profunda que  nos ha llevado a preguntarnos sobre la existencia de vida  inteligente en el vasto universo. A la espera de un eventual encuentro con otras civilizaciones,  el cine y la literatura han propuesto distintos escenarios en los que la humanidad establecía contacto con  especies extraterrestres. En este contexto parece necesario  un mecanismo de comunicación universal y preciso. En este sentido  el lenguaje de las matemáticas, en el que se fundamenta la física, ha sido considerado como un buen candidato para la resolución de este problema. Quizá por ello  los primeros intentos de mandar mensajes al espacio contenían la serie de los números primos o de Fibonacci. Por otro lado, hay lenguajes  más accesibles capaces de expresar conceptos abstractos con exuberante  belleza  como son la música o el cine. El poder del sonido unido al  de la imagen puede dar lugar  a obras tan   potentes y misteriosas que deslumbran por su forma de reflejar la naturaleza humana como puede ser “2001 odisea del espacio”.

En La llegada adaptación del libro “La historia de tu vida” de Ted Chiang, la aparición de una gigantescas naves espaciales con forma semioval  establece la base de  una nueva disertación sobre el citado problema de comunicación con otro tipo de inteligencia extraterrestre. Se trata de un caso particular, pues el elemento de ciencia ficción hard en  torno al cual  la trama   se  vertebra es precisamente el  proceso de aprendizaje del idioma extraterrestre y las posibilidades que este ofrece. En este sentido la obra de Chiang es un texto muy complejo, repleto de ideas de un preciosismo conceptual asombroso expresadas con la sencillez de un poeta.

Por su parte, el debutante en el campo de la ciencia ficción Denis Villeneuve ha optado por una transformación del texto en una película marcada por una forma conservadora  que subraya en demasiadas ocasiones las tradicionales diatribas políticas que conlleva el encuentro(los científicos buenos e inteligentes frente al ejército de incompetentes obsesionados con la seguridad nacional), a la vez que intenta darle un final racionalista, que salvando el giro de guión, esquiva dejar al espectador con los misterios que suele llevar asociada la buena ciencia ficción. Su mirada trascendental se parece más a la del último trabajo del británico Christopher Nolan, que a pesar de sus problemas de lenguaje cinematográfico, no deja de ser sumamente personal. Es  precisamente su estilo lo que mejor mantiene el francés en este trabajo: la capacidad narrativa, la fotografía gélida en tonos grises, el uso de grandes angulares, los ágiles movimientos circulares de cámara, así como cierto gusto por la estética onírica.

El resultado es una película con un solvente trabajo de puesta en escena que, desgraciadamente no alcanza el grado de singularidad que merecería.

Advertisements

2 thoughts on “El poder del lenguaje

  1. Hola, Nico:

    Sé lo que te pasa con “2001, una odisea del espacio” (una relación de amor/àión que comparto totalmente), pero me pregunto, tras leer tu texto anterior, qué es lo que te pasa con las nacionalidades: Villenueve no es francés, es canadiense.

    Tengo ganas de ver “La llamada” y así poder posicionarme en los debates que genera. Tu texto me parece muy claro y completo, pero me da la impresión de que lo escribes un poco presionado por la cierta fobia que sabes que le tengo a Nolan: mi consejo es que no dejes que nuestras fobias y prejuicios te hagan ir con pies de plomo en tus argumentaciones. Si te gusta Nolan, adelante: lo único que necesitas es tener tus adhesiones y afectos suficientemente argumentadas, aunque esa argumenatción pase por decir que la ambición conceptula, en casos puntuales, te lleva a concederle menor importancia a la forma y estilo de un cineasta concreto. Es bueno que asumas las insuficiencias de nolan, pero no quiero sentirme como los inquisidores japoneses de “Silencio” y haberte llevado a apostatar de tus creencias cinéfilas.

    Al empezar a ller el primer párrafo he tenido la impresión de que estabas siendo demasiado esquemático, pero, a medida que avanza, ese párrafo va adquiriendo mucho peso específico y lo hace de una manera transparente y elegante.

    Una puntualización: la película no es una adaptación del libro de Chiang, sino de uno de sus relatos. Sé que lo sabes: por eso me ha llamado la atención que no fijaras ahí el matiz importante.

    El penúltimo párrafo explica muy bien los problemas de la película, pero hay algo que no me queda claro. Cuando escribes “Es precisamente su estilo lo que mejor mantiene el francés en este trabajo: la capacidad narrativa, la fotografía gélida en tonos grises, el uso de grandes angulares, los ágiles movimientos circulares de cámara, así como cierto gusto por la estética onírica”, ¿te refieres a que Villenueve está emulando el estilo de Nolan o a qué está manteniendo su propio estilo?. En tal caso,. ¿crees que se puede hablar de un estilo Villenueve? Lo pregunto porque, hasta el momento, sus trabajos han sido tan diversos que me gustan reconocer en él una identidad estilística concreta.

    un abrazo,

    jordi.

    Like

  2. Hola Nico, me ha gustado tu texto, aunque hay apartados en los que no estoy de acuerdo…lo que si te digo es después de de leerlo, me apetece mucho leer el relato del que toma referencia la película. Un saludo y nos vemos en clase. 😊

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s