AMOR Y AMISTAD, de Whit Stillman (Irlanda 2016)

Se busca marido

mv5bmjexmte1mdaynv5bml5banbnxkftztgwnzq0mdmwote-_v1_sy1000_cr0014981000_al_

En palabras de Stillman en una entrevista concedida al Wall Street Journal con motivo del estreno de su última película aquí comentada: “los jóvenes están haciéndolo lo mejor que pueden para vivir con ciertos códigos sobre lo que está bien o lo que está mal y son más sabios y más prácticos de lo que la sociedad a su alrededor precisa”.

Con “Barcelona” Stillman concluyó su trilogía compuesta por “Metropolitan” y “The last days of disco” sobre jóvenes neoyorquinos, viviendo en la gran manzana, o en el extranjero en el caso de “Barcelona”, en busca de la felicidad, habitando en inteligentes comedias donde se reflejan los cambios culturales de la sociedad narrados a través de los ojos de estos irónicos miembros de una clase social privilegiada, eruditos, románticos y verborreicos, y donde sus protagonistas discuten sobre la obra de Jane Austen, o, los temas de sus novelas aparecen de fondo en sus conversaciones casi sin querer.

La escritora británica está considerada como un clásico de la novela inglesa y ha sido llevada al cine con gran éxito en numerosas ocasiones, incluso en adaptaciones de su obra a los tiempos actuales, y su estilo ha sido ampliamente analizado por la influencia que ha supuesto en la literatura.

“Amor y amistad” está basada en el relato corto “Lady Susan” narrado en forma epistolar, que Austen escribió en 1790 con unos 24 años, pero que no se publicó hasta casi unos 70 años después. Su protagonista acaba de enviudar y, vista su difícil situación económica, decide emprender una cruzada – ya que no se detendrá ante nada- en busca de un marido rico para su hija y es posible, también para ella.

“Lady Susan” es descrita por su cuñada la Señora Vernon en la carta 6 a su hermano el Señor De Courcy Churchill como: “Realmente muy hermosa. Por mucho que quieras cuestionar el atractivo de una dama que ya no es joven, debo afirmar que rara vez he visto a una mujer tan encantadora como Lady Susan…Por su apariencia, se diría que no tiene más de veinticinco años, aunque de hecho debe de tener diez años más… Estaba preparada por lo menos para un cierto grado de confianza impropia, pero su actitud es absolutamente agradable y su voz y sus gestos irresistiblemente dulces. Siento mucho que así sea, puesto que, ¿qué otra cosa es, sino un engaño? Es inteligente y agradable, posee todos los conocimientos del mundo que hacen fácil la conversación, habla muy bien, con un dominio gracioso del lenguaje que se utiliza demasiado a menudo, creo yo, para hacer que lo negro parezca blanco”. Kate Beckinsale da vida a esta hábil manipuladora precedida por una merecida mala fama de mujer fatal e interesada, que aparece prácticamente en todas las escenas de la película llenando la pantalla sin posibilidad de dejar de mirarla. Mantiene una firmeza y un tono interpretativo muy sólido desplegando gran convencimiento en sus argumentos, pese a lo ridículamente superficiales  e insostenibles que son en realidad, todo para conseguir su meta final. Stillman reúne a Beckinsale y Chloë Sevigny (Alicia Johnson), también como mejores amigas, casi 20 años después de “The last days of disco” donde dominaban la noche del Manhattan de los años 80 con el mismo objetivo, la búsqueda de un marido.

Austen describe muy detalladamente a sus personajes dotándoles de tantos matices que convierte el trabajo de adaptación a la gran pantalla, en algo aparentemente sencillo, Stillman es además guionista de todos sus films.  Aprovecha la mayoría de los pocos diálogos completos, así como frases del relato de forma literal y utiliza el estilo “austeniano” para el resto de su guion, de forma que el espectador no pueda apreciar la diferencia sobre la pluma de la que han surgido estas líneas. De hecho, el relato de Austen no está terminado, Stillman se atreve a dotar de un final a la historia que la escritora no concluyó y se permite una licencia al cambiar el color del pelo de la protagonista principal: “es delicadamente rubia, con unos bellos ojos grises y pestañas oscuras”, mientras que Beckinsale es de pelo y ojos oscuros, cosa que en opinión de este crítico, dota de más veracidad a su personaje.

La primera escena de la película es una presentación individual de algunos de los protagonistas de la historia, con un plano fijo visto a través de un objetivo que se va acercando, y con un cartel muy descriptivo de la naturaleza del personaje que mira a cámara desafiante, ignorando la ironía de esos carteles que los definen.  Se repiten escenas similares intercaladas a lo largo del film con la presentación de todos los personajes. Pasan de forma rápida y desconcertando al espectador que ser verá incapaz de retener la información dejándole con la necesaria curiosidad que le meterá en la película de forma involuntaria.

A través del intercambio de las cuarenta y una cartas del relato se irán conociendo a los personajes que describen los cotilleos de la alta sociedad británica de la época, la importancia de las apariencias que defiende la familia Vernon, o el arribismo de las clases altas, representado aquí por el pretendiente Sir James Martin, un divertido Tom Bennett que protagoniza una de las escenas más hilarantes de la película en su disertación sobre los guisantes; el ingenuo Reginald de Courcy (Xavier Samuel), primer confidente masculino de Lady Susan; la cándida Frederica Vernon (Morfydd Clark), resignada hija de la protagonista que acabará rebelándose contra ella y otros personajes secundarios que ayudan a prolongar el enredo característico de las novelas de Austen a los que el lector, y aquí el espectador, no tiene más remedio que jalear.

¿Pensaría la escritora lo mismo hoy en día de esta perla que Lady Susan le espeta a su amiga Alicia sobre su marido?: “Mi querida Alicia, ¡qué error cometiste cuando te casaste con un hombre de su edad! Demasiado viejo para ser agradable y demasiado joven para morir.

Pilar Oncina

Advertisements

2 thoughts on “AMOR Y AMISTAD, de Whit Stillman (Irlanda 2016)

  1. Hola, Pilar:

    A la hora de elaborar este texto has contado -y se nota- con un arsenal de recursos idóneo para elaborar un texto realmente incuestionable: a) la lectura del libro en que se basa la película, b) un evidente conocimiento de la figura de Jane Austen, c) complicidad, simpatía y absoluto control sobre la trayectoria precedente de With Stillman. Es un placer ver cómo detectas anticipaciones de este trabajo en sus películas previas y funciona muy bien la inserción de citas textuales de Austen a lo largo del discurso.

    La crítica realmente incuestionable está ahí, en tu texto, pero, al leerlo, no puedo evitar que se me manifieste la tentación de sacar las tijeras de montador para proponerte un Alternative Cut. Hubiese sido más contundente empezar entrando directamente en materia: con Austen o con algún momento de la película. El modo en que lo haces condiciona el arranque de la crítica con un registro demasiado informativo/periodístico. La primera frase me parece aparatosa y poco elegante: “En palabras de Stillman en una entrevista concedida al Wall Street Journal con motivo del estreno de su última película aquí comentada”. Otra posibilidad hubiese sido abrir, directamente, con las palabras de Stillman y consignar, simplemente, tras la cita, “afirma With Stillman” o “declaró Stillman en la entrevistaetc etc”

    En el segundo párrafo, me chirría dos proximidades: las de “viviendo”/”habitando” y las de “donde”/”donde”. A veces es mejor sacar de una frase larga que se descontrola dos o tres frases más concisas que contribuirán a la buene legibilidad.

    El tercer párrafo es puramente informativo y prescindible: podrias haber empezado la crítica asumiendo eso como ya sabido.

    Lo realmente interesante de la crítica empieza justo a continuación y sigue hasta el final. No obstante, también es esencial lo que has dicho en el segundo párrafo sobre la trilogía neoyorquina de Stillman: una solución consistiría en integrar eso en otro punto del texto o, como te he señalado, en condensar y pulir el arranque del texto.

    Fíjate también en esta frase: “La primera escena de la película es una presentación individual de algunos de los protagonistas de la historia, con un plano fijo visto a través de un objetivo que se va acercando, y con un cartel muy descriptivo de la naturaleza del personaje que mira a cámara desafiante, ignorando la ironía de esos carteles que los definen.”. Lo que dices es muy interesante y revelador, pero hay una fractura en la concordancia: quizá se resolvería sustituyendo “la naturaleza del personaje” por “la naturaleza de cada personaje” o “de cada uno de los personajes. Otra alternativa: sustituir “ignorando la ironía de esos carteles que los definen” por “ignorando la ironía de esas deficiones/ignorando la ironía de esas descripciones”.

    Un abrazo,

    jordi

    Like

  2. Muchas gracias Jordi por tus comentarios. Han sido un buen regalo de Reyes!! La verdad es que sí siento mucha simpatía por el Director y aún recuerdo cuánto disfruté de su trilogía, sobre todo de “Metropolitan”, película que pude entender mejor cuando me mudé a Nueva York.
    Siento que aún se me pasen esos párrafos “informativos/periodísticos”, creo que lo hago porque me resultan absolutamente necesarios, o como si faltara algo si no los pusiera, pero vamos, intentaré no ponerlos, ¡no prometo nada! Tomo nota del resto de correcciones. Gracias.
    Un abrazo,
    Pilar

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s