Sing Street (John Carney, 2016)

maxresdefault

Moderno de zapatos marrones

“¿Quieres participar en el vídeoclip de mi banda?” propone Connor (Ferdia Walsh-Peelo) a Raphina (Lucy Boynton).

Connor, aún no tiene una banda, pero la atracción que siente por la misteriosa chica que se sienta en las escaleras frente a su escuela es más fuerte que ese pequeño contratiempo, así que decide salvarlo y formar una banda.

La acción transcurre en el Dublín de 1985 donde mandaban el paro y la desesperanza, forzando a sus jóvenes a soñar con salir de la isla y buscar una vida mejor en Inglaterra. Esta situación afecta también a los padres de Connor, una pareja que no se soporta pero que obligados por las circunstancias y por el hecho de que el divorcio esté prohibido, conviven con sus hijos haciéndoles sufrir sus miserias y un desgate emocional que les terminará afectando a todos. La falta de recursos económicos familiares fuerza el cambio de colegio de Connor, un quinceañero tímido y sensible que pasa de una escuela elitista jesuita a un colegio público masificado dirigido por los Hermanos Cristianos en Synge Street. Cosmo, nombre artístico de Connor, encontrará a los integrantes de su banda en la escuela, e incluye al único chico negro de la misma, porque hay que tener a un “negro” en la banda. Deciden llamarse Sing Street por la dirección donde se encuentra su escuela. Sus primeras influencias, musicales y también estilísticas, vendrán marcadas por el videoclip de “Rio” de Duran Duran. Carney expone a esta nueva banda a distintos cambios de looks de la época, imitando a Nick Rhodes (Duran Duran) a Robert Smith (The Cure), o a Tony Hadley (Spandau Ballet), de los que oiremos canciones en el film, junto a otras tantas de Joy Division, Halls & Oates, A-Ha, etc., y también con composiciones del propio director y Gary Clark. Música que provocará una sonrisa nostálgica, sobre todo entre los espectadores de dicha generación, así como un inevitable movimiento de pies al ritmo de la misma.

Brendan (Jack Reynor), el hermano mayor de Connor, contribuirá en su educación musical, ya que él mismo disfrutó de un período de éxito como guitarrista en su adolescencia. De vuelta al hogar familiar tras haber dejado la universidad deprimido por la situación actual, convierte a Connor en su tabla de salvación, ayudándole sobre todo con la conquista de la elusiva Raphina, que está empeñada en escapar a Londres con su novio para convertirse en modelo.

Los videoclips de esta banda de amigos rodados por las calles de Dublín irradian luminosidad y mucha vida contrastando con la amargura y la dureza de las vidas en sus hogares y en la escuela. Las escenas más íntimas entre Cosmo y Raphina son dulces e incluso ingenuas, pero con una parte también de amargura, aunque Carney no permite al espectador que se rinda e insiste en alentar esta posible relación a través de las letras de sus canciones.

Es inevitable recordar la película The Commitments de 1991 donde su director Alan Parker también mostró a un grupo de jóvenes formando una banda Dublín, solo unos años después, aún en crisis, esta vez veinteañeros en busca de otro estilo musical, el soul. Forman “la mejor y más grande banda de trabajadores del mundo”, interpretando el lenguaje de la calle, el lenguaje de la gente trabajadora, porque ellos mismos son gente trabajadora y su música debería hablar de lo que conocen, de sus orígenes, de lucha y también de sexo, en definitiva de “alma”, de “soul”. El manager de The Commitments, Jimmy Rabbitte (Robert Arkins) comenta con uno de sus músicos “quieres ser diferente, por eso quieres estar en una banda”, confirmando lo mismo por lo que pasa Connor. En Sing Street nos encontramos con un guiño a este film de Parker en la madre de Connor, interpretada por la actriz Doyle Kennedy que era una de las cantantes de la banda en The Commitments.

Carney describe Sing Street como un musical furtivo, no parece uno, pero en realidad sí lo es. Defiende su gusto por los musicales tradicionales donde la música transcurre a la par que la historia, sin apartarse de la misma, pero siendo tan importante como sus diálogos, acompañando a sus personajes durante el trascurso de toda la película. Lo mismo ocurre en la cinta que le dio a conocer en 2007, la premiada: Once, donde la historia de sus dos protagonistas viene narrada por las canciones que interpretan en la misma, de nuevo por las calles de Dublín. Mucho más intimista estos dos creadores treintañeros todavía sienten que pueden cambiar el mundo, o mejor dicho, su mundo, con su música, aunque sea a pequeña escala.

Dos cámaras digitales, tres semanas de trabajo y un presupuesto de 100.000€ fue todo lo que necesitó este antiguo bajista y vocalista de la banda irlandesa The Frames para rodar Once. Su mayor éxito comercial fue Begin again, película de 2013 en la que contó con Keira Knightley Mark Ruffalo, James Corden y Adam Levine entre otros. Decepción, engaños, nuevos anhelos, redención  y mucha música llenaron esta vez las calles de Nueva York.

Si los desenlaces de Once y Begin Again podrían ser considerados como un “no-final feliz tradicional” aunque esperanzadores, en Sing Street esta brisa de esperanza  se atisba en una juventud contagiada por el clamor y la fuerza de la música de los años 80, o como dice el título de una de sus canciones: “drive it like you stole it”.

Pilar Oncina

Advertisements

4 thoughts on “Sing Street (John Carney, 2016)

  1. Hola, Pilar:

    Enhorabuena. Compruebo que vuelve la Gran Máquina Pilar Oncina a pleno rendimiento. No he visto “Sing Street”, pero me hago una buena idea de cómo es la película a través de tu texto: me parece importante subrayarlo, porque, si bien he visto el resto de las películas de Carney, dejas bastante claro cuál es el rasgo diferencial de esta y el modo en que se incorpora a la tradición del musical, aprovechando, de paso, elementos de cine realista social.

    Me quedo, con todo, con cierta impresión de que el texto te ha quedado demasiado descompensado: el argumento ocupa demasiado espacio en el cuerpo de la crítica y considero que cuentas demasiado de ese argumento. Te pasa lo mismo cuando estableces el vínculo con “The Commitments” -que, por cierto, es un parentesco muy revelador y consecuente con lo que cuentas-, Está muy bien lo que dices, pero caes en la tentación de enrtrar demasiado en el argumento,

    Me parece muy bien que recapitules la obra de Carney, pero la mención a “Begin Again” te queda más informativa que ´propia de un texto crítico: tendrías que haber sido más sintética e ir al hueso de la película, sin necesidad de aludir a su éxito comercial y desgranar su reparto. Ahí hubiese sido interesante que te centraras en cómo era ese musical en cuanto tal, porque lo cierto es que también mantenía unas diferencias muy marcadas con respecto a “Once”.

    Deberías ser más generosa con las comas: echo muchas en falta. Y, en un momento puntual, creo que una frase te queda indescifrable por las prisas: “Mucho más intimista estos dos creadores treintañeros todavía sienten que pueden cambiar el mundo, o mejor dicho, su mundo, con su música, aunque sea a pequeña escala”. Creo que lo que querías decir realmente es: “Once, película mucho más intimista, estaba protagonizada por dos creadores treintañeros que…”.

    Un abrazo,

    jordi

    Liked by 1 person

  2. Muchas gracias Jordi, sobre todo por ese entusiasta y alentador principio !!! Efectivamente de nuevo vuelvo a desvelar demasiado del argumento… intentaré corregirlo, estoy aún cogiendo carrerilla. Ya he cambiado tus sugerencias sobre lo informativo de “Begin again” y el pequeño cambio de la indescifrable frase que indicas al final de tu comentario, y lo de las comas, me fijaré más, creo que a veces he pecado por exceso y ahora me estoy quedando corta!!! Gracias como siempre.
    Un abrazo,
    Pilar

    Like

  3. ¡Hola Pilar! Aún no he podido ver esta ni Begin again, pero Once es una película por la que tengo un cariño muy especial. Tu texto está lleno de referencias y me resulta tan interesante como descriptivo. Espero poder verlas muy pronto.
    un saludo cordial
    pd: me encanta la canción.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s