El discreto encanto del subconsciente perverso

La existencia humana está sazonada de violencia y sexo. El estudio de la interdependencia entre estos dos elementos permanece como una de las inquietudes temáticas en la filmografía de Paul Verhoeven, pero a diferencia de la gran mayoría de directores de éxito en Hollywood, el holandés esconde reflexiones profundas en cada uno de sus trabajos.  No sería descabellado afirmar que tras  el autor de títulos tan comerciales como Starship Troopers o Robocop hay un moralista irónico con tendencia a la provocación. En su último trabajo pone el foco sobre ese deseo sexual que despierta  el instinto animal en lo más profundo de nosotros,  llevándonos en ocasiones a cometer acciones de naturaleza deplorable. Elle podría ser considerado como  el estudio psicoanalítico de los contradictorios mecanismos emocionales que se disparan cuando una mujer es violada. Este simple principio  sirve  como pilar  fundamental para: ahondar con sutileza en los sótanos de la mente humana, diseccionar los juegos de  dominación sexual y las reacciones que estos despiertan en la sociedad. Tampoco resulta  desdeñable en este contexto la presencia del mundo de los videojuegos: ese espacio onírico donde ocasionalmente se liberan algunas de nuestras fantasías pasionales más profundas. Y por si esto fuera poco, Verhoeven se plantea  un discurso especialmente crítico con la hipocresía endémica de la clase media alta.

 

Entre las aficiones del holandés también está la de descomponer géneros. En esta ocasión  ha  logrado encontrar una singularidad radical al concebir la adaptación del bestseller Oh de Philipe Djian (autor también de Betty blue y El amor es un crimen perfecto), como la premisa para proponer un subversivo juego de mise en scéne con situaciones extremas que detonan las formas del thriller y dan a luz un nuevo género que él mismo bautiza como  rape comedy.

 

Otro de los aspectos que  resulta destacable dentro de la filmografía de Verhoeven es la funcionalidad que cumple la presencia femenina. Ya sea en Showgirls: una celebración dionisiaca de la belleza del cuerpo de la mujer  que encierra una crítica de la sociedad de consumo o en Instinto básico: un originalísimo  ejercicio de homenaje a Hitchcock, la presencia de la mujer libre e independiente que lucha contra los límites que le impone la sociedad tiene un papel determinante en su cine. Esta vez su delicada  labor de dirección conlleva entrar en sintonía con la siempre sobresaliente Isabelle Huppert: una  belleza madura que proyecta  un poético duelo entre la repulsión y la excitación, que envueltos en el halo misterioso que destila la francesa,  convierten a esta interpretación, llena de matices, en otra exuberante lección de complejidad.

 

En síntesis, Elle se revela como una fábula liberal sobre los claroscuros de un subconsciente plagado de herencias obsesivas y los ecos  generados por estas  a lo largo del tiempo, que sumerge al espectador en  un alambicado  puzzle de identidades antagónicas con una moral que encierra como subtexto la aceptación social de  las pulsiones perversas.

Advertisements

One thought on “El discreto encanto del subconsciente perverso

  1. Hola, Nicolás:

    Bienvenido de nuevo a blog.Y digo “de nuevo”, porque cosnidero a este blog como a prolongación natural de los dos blogs de los dos cursos anteriores, en los que ya participaste. Me da la imrpesión de que esta película -controvertida desde su misma esencia- te ha gustado tanto como amí, pero me gustaría hacer unas cuantas puntualizaciones a tu texyo, pero, leyéndolo, tengo la impresión de que fijas demasiado la atención en algunos de sus extremos más visiblemente provocadores, pero lo haces en detrimento de otros factores importantes en la película. Por otro aldo, también voy a discutir algunas elecciones de términos concretos que, creo, pueden proporcionar algunas falsas pistas al lector.

    Vayamos por partes:

    a) a un lector familiarizado con las teorías psicoanalíticas se le dispararía la alarma de la desconfianza al encontrar un término como “subconsciente”, en lugar de “inconsciente” que es el más comúnmente aceptado. La distancia semántica entre uno y otro son relevantes para el psicoanálisis, aunque no es aquí el lugar adecuado para entrar en estas disquisiciones.

    b) faltan algunos signos de puntuación (en particular, comas). No voy a enumerar todos los caso, pero ten en cuenta este ejemplo. En lugar de ” pero a diferencia de la gran mayoría de directores de éxito en Hollywood, el holandés esconde reflexiones profundas en cada uno de sus trabajos. No sería descabellado afirmar que tras el autor de títulos tan comerciales como Starship Troopers o Robocop hay un moralista irónico”, mejor ” pero, a diferencia de la gran mayoría de directores de éxito en Hollywood, el holandés esconde reflexiones profundas en cada uno de sus trabajos. No sería descabellado afirmar que, tras el autor de títulos tan comerciales como Starship Troopers o Robocop, hay un moralista irónico “. Por cierto, la definición de Verhoeven como “moralista irónico” es una de las cosas que más me gusta del texto.

    c) es cierto que el sexo y la violencia son importantes tanto en esta película en particular como en la obra de Verhoeven en general, pero ¿crees que esta película se centra sólo en eso? Fíjate, por ejemplo, en la historia del padre de la protagonista: lo que motiva su acto violento no tiene nada que ver con el sexo. Por tanto, también me parece un poco reduccionista definir “Elle” como “el estudio psicoanalítico de los contradictorios mecanismos emocionales que se disparan cuando una mujer es violada”. Es una oponión puramente personal, pero a mío me da la impresión de que “Elle” habla más bie de la fuerza opresora de la normalidad: ahí encajaría tanto la reacción violenta de un creyente sometido a un gesto de rechazo por la comunidad como la sorprendente actitud de una víctima que no sólo no denuncia, sino que parece paladear un cierto placer morboso en su objetificación como víctima. Muy pertiente, eso sí, la mención que haces a la industria de los videojuegos como instrumento para la catarsis de pulsiones pasionales.

    d) cierras el párrafo en que hablas de todo eso haciendo una alusión a la hipocresía endémica de la clase media alta. No digo que no sea cierto, pero me temo que la mirada de la película no apunta tanto a la satirización de una case social concreta como al cuestionamiento de los mecanismos de ocultación que establece ua comunidad (cualquier comunidad) para poder funcionar.

    e) no sé realmente cuántos libros puede vender Philippe Dijan, pero mencionar la palabra best-seller da, a mi entender una falsa pista, pues no estamos ante un escritor de best-seller, sino ante un autor de reconocido prestigio en las letras francesas. Asimismo, queda raro que le identifiques como el autor “Betty Blue” y “El amor es un crimen perfecto”, cuando, para ser realmente precisos, tendrías que haberle identificado como el autor de “37º 2 Le Matin” e “Incidences” (los títulos reales de las novelas), o bien como el autor de las obras que inspiraron “Betty Blue” y “El amor es un crimen perfecto”.

    f) En este fragmaneto de tu texto hay problemas de puntuación y de tiempo verbal: “Ya sea en Showgirls: una celebración dionisiaca de la belleza del cuerpo de la mujer que encierra una crítica de la sociedad de consumo o en Instinto básico: un originalísimo ejercicio de homenaje a Hitchcock, la presencia de la mujer libre e independiente que lucha contra los límites que le impone la sociedad tiene un papel determinante en su cine”. La forma correcta sería: ” Ya sea en Showgirls -una celebración dionisiaca de la belleza del cuerpo de la mujer, que encerraba una crítica a la sociedad de consumo- o en Instinto básico -un originalísimo ejercicio de homenaje a Hitchcock-, la presencia de la mujer libre e independiente que lucha contra los límites que le impone la sociedad tiene un papel determinante en su cine”.

    g) me parece demasiado esquemático el modo en que analizas la interpretación de la Huippert y no puedo evitar que me ersulte algo molesto el que la tildes de “belelza madura”.

    h) en el último párafo, cuando escribes “liberal”, no sé si realmente querías decir “libertina”.

    un abrazo,

    jordi

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s