El techo del mundo (2016) – Rémi Chayé

el-techo-del-mundo

Viñetas de impresionismo ártico

En paralelo a las grandes superproducciones de animación por ordenador, resisten pequeñas historias animadas con técnicas tradicionales. No es que haya dejado de haber grandes proyectos que recurran a estos métodos, sino que las producciones humildes recurren, por necesidad presupuestaria o artística, a formatos más económicos como el dibujo animado más artesanal, o el stop motion. En apenas unos meses, se han podido ver en España dos películas que forman parte de este segundo grupo, pero que lo hacen porque es la vía expresiva que requieren para desarrollar sus propuestas formales. El cuento de la princesa Kaguya (2013) se apoyaba en la fuerza del trazo impresionista para cautivar con su sencillez. Su director, Isao Takahata, entendió la presencia de la ausencia, concepto que desarrolló tanto en su historia como en la puesta en escena, que acudía a los elementos indispensables y dejaba grandes partes del fotograma sin animar.

Por otro lado, y a través de la plataforma online Arte Kino Festival, entre el 30 de septiembre y el 9 de octubre pudo verse la cinta de animación The girl without hands (2016). Su responsable, el francés Sébastien Laudenbach, llevaba hasta el extremo su labor animadora al vaciar de color el contenido de cuerpos y objetos. Las formas se representaban a través de los perfiles y los elementos concretos de cada figura. Con esta idea árida, en la que las formas se solapaban entre sí y se fusionaban con el paisaje, el autor depositaba toda expresividad en el trazo, por lo que los detalles, las variaciones ínfimas de la representación, pasaban al primer plano de atención.

En una posición intermedia se sitúa El techo del mundo (2016), más austera que El cuento de la princesa Kaguya en lo que a expresividad se refiere, pero sin llegar a los límites de radicalismo animador de The girl without hands. En esta película, también francesa, los referentes pictóricos parecen claros. Tanto la estética como el modelo de animación remiten al cómic clásico. Su director, Rémi Chayé, inunda el fotograma de colores vivos y texturas orgánicas para hablar de una historia que transpira vitalidad. El autor prescinde de un acabado formal pegado a la representación realista, por lo que, al igual que en los casos anteriores, el trazo se visibiliza y gana expresividad a medida que pierde detallismo; es decir, adopta los preceptos del impresionismo, más interesado en la transmisión de sensaciones que en la representación fotográfica.

La manera habitual de animar es aquella que se mimetiza con la realidad, de tal manera que el movimiento sea tan fluido como lo es el cine de acción real. Por tanto, si se atiende a la manera en que se anima el movimiento en El techo del mundo, se descubre la decisión formal más interesante de la obra, que a su vez es aquella que con mayor fuerza la hermana con su referente, el de la historieta clásica. En este caso parece como si, tras haber terminado la cinta, de manera voluntaria se hubiera sustraído uno de cada X fotogramas. El resultado es un conjunto de estampas que remiten al dibujo estático, inherente al cómic, como si se tratara de viñetas independientes que se proyectaran una detrás de otra, sin esa sensación de fluidez que se ha mencionado previamente. Otra decisión que apuesta por la reducción de elementos a la esencia, y que casa con la mirada contemplativa del relato, de ritmo calmado e interés por la repercusión de cada gesto, de cada acto, de cada plano.

Toda esta labor de síntesis animadora, entre trazos impresionistas y estampas vitalistas, encuentra su razón de ser en la historia que narra. Sasha es una hija de aristócratas de la que se espera un futuro en la alta sociedad rusa presoviética. Un destino que nada tiene que ver con sus ansias de vivir aventuras, de descubrir nuevos parajes y de, a fin de cuentas, liberarse de ataduras sociales y apariencias vacuas. La vitalidad de Sasha es la de la paleta de colores que se emplea, y la de esas texturas que rebosan amor por la vida. Con sus apenas 80 minutos de metraje, este pequeño hallazgo de la animación trasciende cualquier limitación presupuestaria y cautiva con sus códigos propios y su capacidad para narrar en imágenes.

Advertisements

2 thoughts on “El techo del mundo (2016) – Rémi Chayé

  1. Hola, Yago:

    Bienvenido de nuevo al curso y al blog. Bueno, de hecho, dado que has montado el blog tú tendría que haber dicho esto de otra manera: bienvenido de nuevo al curso y mil gracias por acogernos a todos en este blog que ya funciona a pleno rendimiento.

    Como bien sabes, dado que hemos hablado bastante del tema tanto en clase como fuera de ella, el cine de animación plantea un problema específico en el terreno de la crítica cinematográfica, porque exige poner especial énfasis en la forma y en el lenguaje visual (algo que, de hecho, debería formar parte consubstancial de toda crítica cinematográfica, aunque en el caso de la animación, por así decirlo, no hay -o no debería haber- salida). Sin embargo, lo que solemos leer habitualmente son críticas que sólo se centran en el argumento, que no son capaces de desvelar la forma o el estilo de la animación y que acaban valorando la película por criterios tan extracinematográficos como su capacidad de seducir o no al espectador adulto (como si esa fuese una unidad de medida válida para juzgar los logros expresivos de una película). Tu texto es, pues, una buena reacción contra esa generalizada tendencia. En tu crñitica te centras en el estilo, sus implicaciones, posibilidades y problemas y consigues despertar mi curiosidad al hablar de esa “The girl without hands” que no conozco y cuya singularidad sabes transmitir muy bien.

    Debería, con todo, hacer algunas matizaciones a tu texto: hay que ir con cierto tiento a la hora de hacer una distinción radical entre animación digital y animación artesanal, porque, hoy en día, casi todas las formas de animación artesanal o tradicional cuentan con ayuda digital, ya sea para pulir expresiones, movimientos o borrar alambres en el caso de la stop-motion o para introcducir elementos de postproducción (coloerado, textura) en películas que parecen animación clásica, pero no lo son del todo, como es el caso de “En el techo del mundo”.

    También matizaría lo de “comic clásico”: en ralidad, la película adopta una estética bastante contemporánea, que es el del álbum franco-belga contemporáneo que experimenta con un modelo de ilustración más pictórica que el modelo clásico, más basado en el trazo,

    Por otra parte, no definiría como “viva” la paleta de colores de la película, que suele privilegiar los ocres y los tonos crepusculares. De todas formas, todas estas indicaciones son pequeños detalles en el contexto de un discurso que se toma muy en serio el lenguaje de la animación y logra transmitirlo con claridad incluso al lector profano.

    Enhorabuena por tu texto.

    un abrazo,

    jordi

    Like

  2. Hola Yago y hola Jordi, aunque creo que mi comentario va dirigido más hacia el profe. (lo siento Yago pero no sé cómo hacerle llegar un comentario a él, dentro del blog).
    Dices que el texto “logra transmitir con claridad al lector profano” . Pues te puedo asegurar que soy relativamente profano y solo he logrado entender que la peli es diferente a otros filmes que también son diferentes.
    Dices también que hablar de la narración de una película de animación es algo “extracinematográfico”, algo que me ha provocado una gran sensación de estupefacción por que entonces, y ahí van mis grandes dudas…qué es un crítica cinematográfica? Para qué sirve una crítica?…a quién nos tenemos que dirigir cuando la escribimos?.
    De verdad que estas preguntas me interesa resolverlas porque acabo de darme cuenta de que mis textos van dirigidos a vosotros, personas con un gran bagaje audiovisual y tal vez el “target” no sea el adecuado.
    Perdonad si el tono de mis impresiones os parece duro pero nacen de la necesidad de comprender, no de echar abajo una crítica ni sus comentarios.
    Un cordial saludo.
    PD: …ya que estamos, otra duda….películas de animación subtituladas o dobladas?

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s